Mantené la mente positiva y crecé con tu emprendimiento

Recibí las novedades en tu correo

Suscriptores al newsletter
E-mail
Tu respuesta
Nombre
Tu respuesta
Enviar
Nunca envíes contraseñas a través de Formularios de Google.
Google no creó ni aprobó este contenido. Denunciar abuso - Condiciones del servicio

Mantené la mente positiva y crecé con tu emprendimiento

Nadie nos dijo que emprender sería una tarea fácil, esa es una realidad. Pero piensa que ya tomaste valor, dejaste la relación de dependencia y decidiste hacer camino por tu cuenta. Y este, para toda emprendedora, siempre está lleno de riesgos y de beneficios.

Te puedo asegurar, desde este mismo momento, que no hay nada más gratificante que ser independiente y tener las fuerzas para ganarte la vida en un camino que nos llena de emoción, de orgullo y satisfacciones.

Sin embargo, mantener la mente en modo positivo a veces es todo un desafío. Generalmente cuando comenzamos en el mundo emprendedor nos encontramos con que hacer la propia empresa o vivir de lo que nos apasiona es como deshojar una rosa. Hay cada vez más y más pétalos. Y todo tiene una nivel de profundidad y detalle que por momentos hace que nos visualicemos al borde de un colapso. ¿Cómo evitarlo? Esa es la cuestión.

En primera medida, lo que siempre necesitas es ser realista. A veces cometemos el pecado de pensar en grande sin ver donde tenemos hoy los pies apoyados. Y ojo, no digo que esté mal, sino que tienes que ir paso a paso para poder alcanzar eso que deseas a largo plazo. Todos los días recuerda que cada hora que inviertes es tu emprendimiento significa CRECIMIENTO y estás más cerca de lograrlo, no desesperes.

Otra cosa que nos sucede con frecuencia es que convertimos a nuestra familia en el centro  de operaciones y dejamos de tener esa sana división entre “hogar/trabajo”. Es un punto en el que muchas fallamos. Intenta mantener una rutina de horario regular en donde te dedicas a trabajar y otros ratos para el ocio y el entretenimiento. Además, deberás crear un centro de apoyo que funcione por fuera del hogar para poder hacer una clara división de momentos y funciones. ¡Es muy importante para que evites la sobrecarga!

Y por último y no menos importante, considera que ir cuesta arriba no es un camino sólo de ascenso. El rumbo está lleno de marchas y contra marchas. Es parte de tu crecimiento y cuando sientes que ya no puedes más, verás como “Sí puedes”. Repetilo, “Sí puedes”. Hacer afirmaciones te van a ayudar a tener un plus extra de energía para enfrentar las adversidades.

0 Comments


LEAVE A REPLY